martes, 18 de noviembre de 2008

ESE ES EL CAMINO


Ayer se dio un paso de gigante en la lucha contra el terrorismo etarra. La detención en Francia del despiadado criminal que responde al sobrenombre de 'Txeroki' supone un golpe muy duro para la organización asesina ETA. Los que deseamos su derrota incondicional y su consiguiente desaparición de la faz de la tierra no debemos sino recibir la noticia con alborozo. Ese y no otro ha de ser el camino: La implacable persecución de estos criminales mediante la acción policial con el fin de ponerlos a disposición de la Justicia, para lo que resulta imprescindible la colaboración internacional. Esta vez no sólo hemos contado con la ayuda de Francia, sino también con el servicio de espionaje especializado estadounidense, que ha desempeñado un papel absolutamente clave. Ya se sabe que los Estados Unidos disponen de los mejores y más adelantados recursos humanos y técnicos para luchar contra el terrorismo. Y esa posición de la primera potencia mundial, pese a los estúpidos prejuicios y las anteojeras ideológicas de muchos, les convierte en los mejores aliados para un país como el nuestro, especialmente golpeado por la vesania terrorista. Algún presidente hubo en España que tenía absolutamente claro ese principio, muy a pesar de la incomprensión de una buena parte de la opinión pública arrastrada por una irresistible ola de antiamericanismo.
En cualquier caso, los demócratas estamos de enhorabuena. Ahora sólo falta completar este éxito policial con medidas que aíslen y dejen fuera de la ley a quienes apoyan y prestan cobertura a los etarras.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese no es solamente el camino, ni es el camino mas importante.

Detrás de un supuesto cabeza de la banda mafiosa (lo sabemos porque nos lo han dicho) hay 100 tíos de esos locos programados esperando para coger el relevo.

El culpable es el PNV porque forma parte de ese entramado mafioso financiando y dando legitimidad dentro de las vascongadas a esos delincuentes retrasados mentales.

Hay que hacer lo que hizo el bigotón. Primero darle esquinazo al PNV que no se querrá sumar a la iniciativa porque significa su suicidio. Segundo, con la ley que esta escrita en la mano, desmantelar toda la infraestructura financiera (esa es la que les duele) y propagandística, y darle la información y los permisos a la Benemérita para que actúe de oficio.

Nada más hace falta.

Pedro Moya dijo...

Tras más de treinta años de democracia, en España todavía sufrimos el cáncer del terrorismo etarra. Se ha intentado extirpar el mal por varios medios, sorteando incluso la decencia (negociaciones de Argel, claudicaciones de Zapatero) y la ley (terrorismo de Estado vía GAL). Pero se ha demostrado con el ejemplo de Aznar que sólo combinando firmeza con el estricto cumplimiento de la legalidad, y emprendiendo también las reformas legales necesarias, se puede acabar con la ETA. Estuvimos muy cerca de conseguirlo, hasta que llegó el 11-M y el consiguiente aterrizaje en La Moncloa de Zapatero, que bien se encargó de proporcionarle oxígeno a una banda criminal que se encontraba en las últimas. Después del descontento generalizado que provocaron sus actos de claudicación ante los etarras y su entorno (lo que hizo que perdiera las elecciones municipales), ha decidido ahora aplicar la política del palo (ante los pistoleros etarras y la supuesta 'ala dura') y la zanahoria (ante el brazo político), cuando el tiempo ha demostrado que contra la banda etarra y su mundo no caben contemplaciones.