miércoles, 18 de febrero de 2009

'BERMEJEANDO'


El ínclito montero que todavía sienta sus reales en el Ministerio de Justicia, y además, no lo olvidemos, diputado 'paracaidista' por nuestra Región, no ha podido ser más claro en la última sesión de control al Gobierno: No dimitirá, ya que se lo impide su deber de servir a España. Bueno, en realidad utilizó expresiones con un matiz algo más 'progre' (en concreto, 'trabajar por este país'), pero se supone que ese es el mensaje que nos ha querido transmitir. Y en esta ocasión no hay que dudar de su sinceridad: Ya sabemos que todo socialista más o menos sectario que se precie confunde los intereses de España (o 'este país') con los del partido. Y parece ser que, en efecto, a Bermejo le queda todavía tarea que realizar por el bien del PSOE. Ha de culminar los objetivos de su cacería contra el partido enemigo, el PP, en colaboración con el justiciero universal que brindara por veinte años de socialismo en el poder. En efecto, esa y no otra es la meta.
No importa que tenga a los jueces en huelga y pie de guerra, ni que, en un exceso de su muy acendrada afición cinegética, llegara a cazar 'gratis total' en una finca patrimonio del Estado en la que está terminante prohibido hacerlo, ni que incluso algún compañero de partido, de cuya identificación con 'este país' no parece estar tan seguro, haya pedido públicamente su dimisión. ¿Cómo iba a cesar el presidente del Gobierno a quien está realizando tan valiosa labor en favor de 'este país', esto es, del partido? Por algo en su momento designó ministro a alguien que como Fiscal ya demostró actuar como un incondicional activista en pro de la causa 'progresista' anti-PP. Está desempeñando exactamente el papel que esperaba de él. Por tanto, ha de seguir 'bermejeando' dentro de su Gobierno para intentar hacer realidad ese deseo expresado por el mediático seudojuez. Y es que veinte años en La Moncloa no estarían nada mal. Incluso podría dejar en mantillas al mismísimo Chávez.

1 comentario:

Pedro Moya dijo...

La penúltima del montero rojo: Ha llegado a cazar sin licencia, tal y como él mismo no ha tenido más remedio que reconocer. Y tamaña ilegalidad quedará en el mero 'se me ha pasado' pronunciado como excusa por el todavía ministro. Uno no entiende por qué a unos se les exige tanto y a otros, por el mero hecho de ser socialistas, absolutamente nada. Debe ser por aquello de la 'superioridad moral' de la izquierda...