miércoles, 11 de enero de 2012

LO QUE HUBIERA HECHO DOÑA ESPERANZA

Subir los impuestos siempre es perjudicial para la actividad económica y la generación de riqueza. Ahora bien, cabe esperar que, tal y como se nos ha anunciado e insistido, se trate de una decisión circunstancial, con fecha de caducidad de dos años, con el fin de intentar enjuagar el galopante déficit; y que, además, también se cumpla el compromiso, adquirido recientemente por Montoro, de que al final de la legislatura paguemos menos impuestos que cuando gobernaba el PSOE. Son promesas que, obviamente, habremos de tener muy presente a la hora de acudir a las urnas. Asimismo, las medidas de ajuste y reducción del gasto público han de complementarse con una serie de reformas liberalizadoras que servirían para favorecer la reactivación de la economía.

En estos mismos términos se ha expresado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; quien ha tenido además la honestidad y la gallardía de reconocer que en la situación de Rajoy hubiese actuado de la misma forma. Confiemos en que, pese a todo, aquellos que estos días se dedican a repartir credenciales de liberalismo no se la retiren a doña Esperanza, quien, por principios y ejecutoria, representa uno de los mejores ejemplos de dirigente político liberal dentro del panorama europeo.



2 comentarios:

La Pecera dijo...

Buen post, Pedro, corto y contundente.

Pedro Moya dijo...

Muchas gracias, Juan Antonio. Un abrazo.