martes, 11 de mayo de 2010

LA REPENTINA Y APARENTE ABJURACIÓN DE ZAPATERO


Como por arte de magia. Los insaciables, perversos y criminales especuladores financieros que atacaron con sucias artimañas capitalistas a la economía española y al Gobierno de Zapatero, se han convertido casi de la noche a la mañana en piadosos hombres de progreso movidos por la filantropía y unos elevados ideales de conciencia social. Hasta el punto de que se rumorea que las investigaciones iniciadas por el muy celoso Fiscal Conde Pumpido, encaminadas a una implacable persecución a potenciales delincuentes económicos, se han visto interrumpidas y, a su vez, sustituidas por la incesante búsqueda, emprendida en este caso por Jesús Caldera, de candidatos a obtener premios de la Fundación socialista IDEAS por tan extraordinaria contribución al bien de la humanidad. ¿Pero cómo se ha obrado el milagro, se preguntarán muchos de esos furibundos anticapitalistas que, como tales, son absolutamente incapaces de entender los mecanismos del mercado?

Ha bastado con que el socialista insobornable Zapatero haya abjurado, al menos en apariencia, de aquellos prejuicios típicamente keynesianos que expresara después de su reunión con Rajoy para que empezara a cambiar la tendencia. Porque tirar del déficit público, aunque sea lo más fácil especialmente para un Gobierno tan manirroto como el que sufrimos, no sólo es ineficaz para reactivar la economía en estos tiempos de crisis, sino que además es totalmente contraproducente: Amén de endeudar a las próximas generaciones, implica la restricción de un ahorro que el sector privado dirigiría a inversiones rentables, lo que a su vez conlleva menos actividad económica y, por consiguiente, aún más paro. Este sencillo principio económico, tan liberal como basado en la triste experiencia de décadas de intervencionismo estatal, no pudo hacérselo ver el líder del PP, por mucho que quiso; pero sí Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, quienes, aunque también de derechas, no es que sean precisamente unos rabiosos neoliberales. Lo consiguieron, eso sí, a golpe de talonario (ya que, en efecto, no andaban muy desencaminados quienes 'especulaban' con la petición de un 'megarrescate' por parte del Ejecutivo de Zapatero), el cual, no nos engañemos, pagaremos entre todos los ciudadanos europeos, españoles incluidos.

Sin embargo, está por ver si esa reducción del déficit que Zapatero se ha visto obligado a acometer va a ser tan drástica y audaz como se le ha prescrito; es decir, si está realmente dispuesto a perturbar y poner en peligro a numerosísimas y extensísimas redes clientelares regadas con dinero público y, en consecuencia, a renunciar a determinadas bolsas de voto. Difícil siquiera imaginarlo, ¿verdad?

4 comentarios:

paco el de las rebajas dijo...

últimamente te está afectando mucho la mejoría de la economía española o es que al calor de las encuestas se está haciendo un llamado a una mayor ofensiva contra el gobierno caiga quien caiga (referido esto a gente pro/gubernamental no a corruptos otros sujetos claro)?
Paso a puntualizar unas cosas.
Primero el PSOE no es un partido anticapitalista (ojalá lo fuera), pero aún siéndolo qué tiene esto que ver con desconocer los mecanismos del mercado. SI necesitas te paso unos enlaces de catedrático, doctores y profesores de economía de universidades españolas que sin ser partidarios del neoliberalismo salvaje, que provocó la presente crisis, son expertos en economía como demuestran en sus estudios de economía crítica, agrupados algunos bajo una asociación del mismo nombre.
Por tanto el fondo del asunto es tal ejemplo de demagogia digno de ser estudiado que voy a hacer como que no existe.
Sí voy a entrar en detalles, cómo el de llamar maniroto a el presidente cuandoEspaña tiene mucho menos deuda que los gobiernos de derecha europea como los que tú has nombrado, y por no entrar en gastos como los de Especulancia Aguirre que gastó 2 millones en publicidad pura y dura de unos cursos de inglés financiados por la comunidad cuyo coste fue de 10 millones, vamos un 20 %, casí nada por no hablar de que en el anuncio se esmeraron tanto que pusieron un inglés incorrecto supongo que para reivindicar que los funcioanrios de la administración también los necesitan( los cursos que no la publicidad).
Cuando dices que estos no son neoliberales Merkerl o sarkozy me haces gracia, es curioso que todos los de derecha que gobiernan ahora se han vuelto keynesianos de repente, no será que la crisis es producto del neoliberalismo furibundo y sólo quedan de éstos los panfleteros que escriben por detrás( Aznar y el expresidente griego amigo de Rajoy que sí que era un neoliberal ejemplar).
Los gastos de la comunidad he puesto como ejemplo un gasto innecesario pero legal, que si entramos en los otros sería grotesco.

Pedro Moya dijo...

20% de paro, 11% de déficit público, 60% de deuda, todo un año en recesión... Y ahora el PIB crece un 0,1%. La mejoría de nuestra economía, en efecto, es evidente. De ahí que la UE y Washington hayan instado a Zapatero a hacer recortes del gasto público y reformas de una vez, porque la economía española va de maravilla. Que se lo digan a los casi cinco millones de parados, si no.

El PSOE no es en rigor un partido anticapitalista (al menos desde que de la mano de Felipe González abandonó el marxismo; el de Karl Marx, claro), pero no deja de ser socialdemócrata o socialista, y como tal propenso a poner obstáculos al libre mercado y, por tanto, a la generación de riqueza. Y esa tendencia es la que inspiran economistas como a los que te refieres, y a quienes como comunista que eres te parecerán bastante tibios en general. Aunque repitas de nuevo el mantra de que la crisis se debió al neoliberalismo salvaje (cómo no, de ahí proceden todos los males del mundo habidos y por haber, en diabólica coalición con el imperialismo yanqui), cualquiera que tenga una mínima información sabe que el origen de la misma la encontramos en la política monetaria expansiva propiciada por los Bancos Centrales, que no son precisamente privados. Y las medidas keynesianas que en respuesta han puesto en marcha Gobiernos de distintas tendencias (ya que tirar del gasto público es el recurso más fácil), unos en mayor medida que otros, no han logrado sino alargar la crisis.

Ojalá que el Gobierno de Zapatero haya sido la mitad de riguroso en el gasto público que el de la Comunidad de Madrid, la administración autonómica más austera de España. Otro gallo nos cantaría, y hasta muy posiblemente Zapatero no se hubiera visto obligado a reducir sueldos ni prestaciones públicas de forma tan repentina, improvisada y dolorosa. Y lo peor es que años de política irresponsable, inmovilista y basada en el despilfarro del dinero público están pasando la peor factura ahora, que por desgracia pagarán en mayor medida quienes menos poder adquisitivo tienen. Como cada vez que gobierna la izquierda.

Mariena Por el Cambio dijo...

Al final quedará todo en agua de borrajas.
Me quedo, querido Pedro con el comentario que sobre el ahorro ha hecho usted. Y es que es tan, tan fácil. Y no lo ven. Ahorro, esa es la clave de la economía. Sin ahorro es imposible mantener sana una economía a largo plazo.

Saludos cordiales.

paco el de las rebajas dijo...

Las bases de la economía son inversión, expor-imp, ahorro y gasto . Decir que una es la base es no tener ni idea porque cualquier teoría económica está basada en estos factores, la cuestión es cuánto de cada uno y de qué tipo, es decir público o privado y cómo adecuar todos de cara al crecimiento.

Decir que sólo uno es la base es o no tener ni idea de economía o tener intereses aviesos.