martes, 10 de marzo de 2009

¿QUÉ VA A HACER AHORA EL CGPJ?


El artículo 417 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, en su apartado 11, establece como falta muy grave 'faltar a la verdad en la solicitud de obtención de permisos, autorizaciones, declaraciones de compatibilidad, dietas y ayudas económicas'. Este precepto, claro y conciso, no deja lugar a dudas. Incluso, aunque se trata de una disposición promulgada en 1985, parece redactado 'ad hoc' para sancionar el último desafuero garzonita del que tenemos noticia. Como el justiciero universal de la progresía se considera por encima del bien y del mal y de cualquier ley humana, decidió ocultar al Consejo General del Poder Judicial el cobro de más de 200.000 dólares, en concepto de sueldos y dietas, durante su estancia en Nueva York entre marzo de 2005 y junio de 2006, y sin que, por supuesto, tampoco pidiera la compatibilidad de actividad. Esta es la verdadera cara (absolutamente marmórea) del adalid izquierdista de la lucha contra la corrupción (sólo en el PP, claro), del señor que se permite inspeccionar hasta la última mota de polvo de los trajes de Camps. Ahora que el Tribunal Supremo ha dejado al descubierto las vergüenzas del personaje, cabe preguntarse cómo va a reaccionar el órgano de gobierno de los jueces, que si algo ha hecho de momento es proteger todos y cada uno de sus desmanes. Esperamos que el nocivo corporativismo que guía sus decisiones no llegue al extremo de pasar por alto una flagrante vulneración de su propia ley reguladora.

2 comentarios:

Jon dijo...

Totalmente de acuerdo, pero ante las últimas faltas en las que ha sido "cazado", creo que debe imponerse el excepticismo o al menos la duda ante aquellas actuaciones de su señoría que acabaron en "fiasco", bien por una secretaria poco eficiente, por falta de tiempo o por impericia, razones que si se alegaron en su momento y no resultaban del todo creibles por reiterativas, hoy deben ser investigadas empezando por el caso de los narcos.
Me gusta mucho su blog, Pedro. Es interesante y muy valiente...¡Murciano tenía que ser!

Pedro Moya dijo...

Muchísimas gracias por sus amables palabras, Jon. Me alegra mucho que le haya gustado esta modesta bitácora, y espero seguir contando con sus aportaciones. Un saludo muy cordial.