jueves, 5 de marzo de 2009

LOS SINDICATOS, POR FIN


Hacía tiempo que las cifras del paro habían alcanzado niveles de auténtico escándalo. Según los últimos datos publicados, estamos ahora rondando los 3,5 millones de desempleados, a un ritmo de superar al final de este año la ignominiosa frontera de los cuatro millones. Ante esta verdadera hecatombe, algunos, seguramente con ánimo cizañero, han estado preguntando que dónde estaban aquellos firmes e inquebrantables defensores de los derechos e intereses de los trabajadores. Hay algún maldiciente que ha llegado a aseverar que si esos mismos le organizaron una huelga general a un Gobierno bajo cuya égida se crearon más de cinco millones de puestos de trabajo, qué deberíamos esperar de ellos ahora que vamos camino de igualar esos guarismos, pero en cuanto a parados. Sin embargo, pese a que quizá pueda dar la impresión de haber tardado un poco (la prudencia ante un Ejecutivo de índole 'progresista' y amante de los trabajadores, tanto que los manda al paro por millones, obliga), ha llegado la esperadísima y contundente reacción de nuestros sindicatos, como no podía ser de otra manera: Han convocado sendas y grandes manifestaciones 'por el empleo' en... Madrid y Murcia. Pero, ojo, que no empiecen los maliciosos de siempre a buscarle tres pies al gato: El hecho de que vayan a tener lugar precisamente en comunidades gobernadas por el PP no quiere decir absolutamente nada. Y que en las mencionadas regiones, pese a todo, los índices de desempleo se sitúen por debajo de la media nacional tampoco tiene importancia. Qué ganas de enredar tienen algunos.

2 comentarios:

Pon! dijo...

Vaya...yo debo ser muy malicioso también...¿Para cuándo la C.Valenciana?

Un dato que quizá te interese: Las Comunidades dónde menos impuesto se paga son (por orden); C.Valenciana, Madrid, Murcia. Pole Position.

¿Cuándo se enterarán los progres?

Saludos.

Pedro Moya dijo...

Pues mira, no tenía noticia de tan interesante y significativo dato. Supongo que en el caso de nuestra Región, habrá alcanzado esa posición tras haber bajado el Gobierno regional el IRPF en su tramo autonómico. Ese es el camino. Lástima que, en cambio, Zapatero no quiera ni oir hablar de esa posibilidad, siempre y cuando no se trate de banqueros, altos ejecutivos y algún millonario amigo suyo, como es el caso de los Entrecanales. Como he expresado en un artículo anterior, no me parece mal que se le baje los impuestos a los más ricos, pero debería hacerse lo mismo con los demás estratos de la sociedad.