lunes, 5 de enero de 2009

¿TIENE ISRAEL DERECHO A DEFENDERSE?


Si atendemos única y exclusivamente a la sesgada versión que nos transmite la inmensa mayoría de los medios de comunicación, el conflicto en Oriente Medio, ese horror que no deja de sacudirnos incluso en fechas tan entrañables como las que vivimos, se desarrolla 'grosso modo' de la siguiente manera: El desalmado y criminal Israel, movido por sus incontenidas ansias imperialistas y su insaciable sed de sangre, decide por las buenas y a traición atacar a la desvalida Palestina. Tan acentuada es la maldad y crueldad de esos judíos que, no contentos con invadir los territorios palestinos e imponer la fuerza y la represión de sus Ejércitos, se dedican a bombardear de forma indiscriminada a la población y no dudan en asesinar civiles en general y mujeres y niños en particular. De esta descripción de los hechos, alguien puede deducir fácilmente que el verdadero y último objetivo de Israel es el exterminio de los palestinos. Entonces uno puede hacer una muy sencilla comparación histórica: Anda, si actúan igual que los nazis que los persiguieron... Y, finalmente, hay quien puede llegar a hacerse esta inquietante pregunta: ¿Se lo merecieron? Y también habrá quien convierta esta duda en una afirmación.
Es la misma pesadilla de siempre. A las conmovedoras e insoportables imágenes, resaltadas convenientemente, de los niños muertos y ensangrentados les siguen inevitablemente manifestaciones de protesta en Europa y otras partes del mundo, convocadas por organizaciones islamistas en comandita con la izquierda antisemita y antioccidental, en las que se llama 'asesinos' a Israel y (cómo no) a los Estados Unidos, se insta a la aniquilación del Estado de Israel, se blanden insignias israelíes con la esvástica y se procede a la siniestra ceremonia de la quema de banderas. Y entonces a los políticos europeos les falta tiempo para llenárseles la boca con la palabra 'paz' y pedir 'mediar' en el conflicto, con lo que se le concede al terrorismo fundamentalista la categoría de respetable interlocutor político. Porque no es ni tan siquiera una guerra entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina: Se trata de un episodio de la batalla sin cuartel que Israel está librando contra el grupo terrorista Hamas, que, además de intentar adueñarse del gobierno en Palestina por medio de actos criminales, lleva tiempo lanzando misiles y atentando en suelo israelí. Pequeño gran detalle que se oculta a la opinión pública. Y tampoco se considera digna de mención la deleznable táctica, tan propia de los terroristas islamistas, de utilizar a civiles, incluidos niños, como escudos humanos para sus fines propagandísticos. El objetivo de Hamas y los países islamistas que le prestan apoyo y cobertura es arrasar Israel y echar a los judíos al mar bajo la sentencia de que 'Hitler tenía razón'. Pero aún así la práctica totalidad de los Gobiernos de Europa, la mayor parte de los medios de comunicación y la izquierda en general, en unos casos haciendo gala de un pacifismo tan políticamente correcto como suicida, y en otros de un acendrado antisemitismo, le niegan a Israel su derecho a defenderse. Quizá sea precisamente porque se trata de la única democracia liberal de la zona.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno Don Pedrolo, aquí estoy interviniendo según lo acordado. Déjame decirte que para muchos este conflicto no es un secreto, que para muchos está claro que Hamas es un grupo terrorista de la peor calaña, que sabemos que lanzan morteros desde la frontera hasta territorio "Isrraelí", etc...etc...Mas sin embargo la defensa isrraelí es desproporcionada y criminal, pues incurren con helicópteros a barriadas, lanzando misiles a viviendas según ellos que albergan terrorístas, pero es de sentido común el saber que si lanzas un misíl a un edificio para que atraviese el muro de una vivienda y termine matando a un individuo, esto terminará acabando con más de una vida, destruyendo también las infraestructuras aledañas, etc...etc...Luego más de veinte o treinta muertos enemigos por cada isrraelí muerto, nos deja ver que la represalia es criminal, sin hablar de como se mina la moral de los palestinos que sin duda al ver semejante abuso de poder, no dudarán en declararse enemigos del agresor, asi no pertenezcan a ningún grupo terrorísta.
Para terminar te digo qué: Ninguna guerra es justificada, que la defensa bélica debría ser objetiva, que este conflicto hay que evitarlo a como dé lugar, que éste nunca se terminará por lo que subyace detrás de esta contienda, que los terrorístas palestinos no son cualquier tontería, pero que los isrraelíes lo son menos. En fin, que si los países sensatos no intervenimos, esto podría desenvocar en un conflicto a mayor escala extendiendose por toda la zona, que seguramente acabaría poniéndose en contra de Isrrael, y este a su vez intensificando su "Plan de defensa". Asi que hermano mio, no defiendas estos actos que sin duda alguna son reprochables desde cualquier punto de vista. Un Abrazo fuerte desde Venezuela.
Juan Carlos Montero.

Pedro Moya dijo...

¡Qué alegría, hermano, debatir contigo en esta nuestra bitácora!
Bien, por supuesto que se puede discutir acerca de la proporcionalidad de Israel a la hora de invadir territorios palestinos para acabar con la amenaza terrorista de Hamas. Pero creo que debería tenerse en cuenta una serie de circunstancias muy importantes, sobre todo antes de acusar de 'genocida' a Israel como han hecho nuestros estómagos agradecidos de la cultureta 'progre'. Primero, que se trata de una respuesta a una hostigación constante de Hamas, que se ha dedica a lanzar misiles a la población israelí, además desde la franja de Gaza, precisamente un territorio que Israel cedió a Palestina en virtud de los últimos tratados de paz. Segundo, que no se puede perder de vista la utilización de escudos humanos por parte de Hamas para sus fines propagandísticos, para lo que cuentan con la inestimable ayuda de los medios de comunicación occidentales. Fíjate que Israel no ha proporcionado imágenes de sus víctimas, y que, por ejemplo, tampoco vimos ningún muerto con motivo de los atentados del 11-S y del 11-M. Y es que a los que pertenecemos a la cultura judeo-cristiana nos repugna por obscena la utilización de nuestros propios muertos; sin embargo, ello no produce ningún reparo en el mundo islamista, ya que no le conceden tanto valor a la vida humana. Así pues, no tienen empacho alguno en proporcionar imágenes de niños muertos y ensangrentados para herir la sensibilidad de unos occidentales que nos conmocionamos fácilmente con ese tipo de escenas. Es más, es quizá la principal arma de la que hacen uso. Y tercero, Israel, como cualquier otro país soberano, tiene el derecho a la legítima defensa y, por tanto, no tienen por qué dejarse exterminar, como es la intención de los fundamentalistas y los países que les apoyan. ¿Cuál tendría que ser la reacción de cualquier país, pongamos España o Inglaterra, a la que le bombardean día sí y día también Madrid o Londres? Por eso me parece disparatado comparar la lucha de Israel contra el terrorismo con el problema que tenemos aquí con los asesinos de ETA, como si nos mandaran bombas todos los días desde el País Vasco.
Y eso de que 'ninguna guerra está justificada' suena a música celestial, y más en estos tiempos del 'buenismo', pero quiero terminar con esta reflexión: Quizá si Gran Bretaña no le hubiera declarado la guerra a Alemania tras invadir ésta Polonia ahora mismo no estaríamos debatiendo con la libertad con la que lo estamos haciendo. La guerra debe ser el último recurso, pero por desgracia en ocasiones no hay más remedio que acudir a ella, también para defender la libertad.
Un fuerte abrazo, hermano.