viernes, 31 de diciembre de 2010

LA ÚNICA GRAN ALEGRÍA DE UN AÑO NEFASTO

2010, auténtico 'annus horribilis', quizá el más nefasto de nuestra democracia, se va por fin. Llega 2011, que también se nos presenta lleno de dificultades, y para primera muestra un botón: La subida de casi un 10 por ciento en la tarifa de la luz decretada por un Gobierno dramáticamente anclado en sus peores prejuicios 'ecoprogres'. Un Ejecutivo tan ruinoso como el que continúa soportando y sufriendo nuestra querida España solo podía dejarnos ese envenenado regalo de Reyes.

Pero quedémonos con la única gran alegría que vivimos; aquella que nos dio una extraordinaria generación de deportistas que, al conseguir llevar al fútbol español a lo más alto, salvaron de alguna manera el prestigio de la marca 'España' en el mundo. Un magnífico reportaje servirá para rememorar de la mejor forma todo un hito en la historia de nuestro deporte. Aunque solo sea para comenzar el año nuevo con regocijo y cierto optimismo.

2 comentarios:

Wunderkammer dijo...

¡Feliz año nuevo! Nos encanta leerte, así que el año 2011 seguro que viene cargado de nuevas e interesantes entradas en libertad, así como de cosas buenas para ti en lo personal. Un abrazo desde Wunderkammer.

Pedro Moya dijo...

Muchísimas gracias, amiga. Me siento muy honrado de tenerte entre mis seguidores. Espero que continúes deleitándonos con tus siempre interesantes 'posts' cinéfilos, y que este nuevo año te traiga toda la felicidad. Un fuerte abrazo.