viernes, 4 de diciembre de 2009

MANIFIESTO EN DEFENSA DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES EN INTERNET


Se empieza imponiéndonos qué tipo de energía hemos de consumir y se termina amenazándonos con cortarnos Internet si no somos obedientes con el indeseable lobby 'cejatero'... Es ni más ni menos que la prueba del nueve del carácter liberticida de Ley de Economía... Insostenible.

Ante la inmediata y masiva rebelión surgida en la red contra este nuevo desmán del Gobierno socialista, el presidente Zapatero ha realizado uno de sus habituales cálculos electorales y, en consecuencia, se ha visto en la obligación de desautorizar a la censora vocacional que tiene como Ministra de Cultura. Aún así, los blogueros e internautas en general, o quienes simplemente amamos la libertad, debemos seguir denunciando y rechazando esta flagrante agresión a nuestros derechos fundamentales al menos hasta que el anteproyecto de la bien llamada 'ley antidescargas' sea definitivamente retirada. No hemos de dormirnos en los laureles, y más teniendo en cuenta la acreditada obsesión de este Gobierno por prohibir y recortar derechos individuales.

Así pues, me adhiero personalmente al manifiesto 'en defensa de los derechos fundamentales en Internet', que reza de la siguiente manera:

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

11 comentarios:

paco el de las rebajas dijo...

To también em adhiero, no sin antes preguntarme por la doble vara de medir del Partido Popular en Europa donde defiende la posibilidad de cortar redes y páginas con el mismo en España que se presenta como paladín de la defensa de los internautas.

Viva la piratería

Pedro Moya dijo...

Desde luego, yo no suscribo tu viva a la piratería. Lo que se debería procurar es que los derechos de propiedad intelectual (que toda democracia liberal ha de garantizar, por supuesto) no fueran en detrimento de los que han de asistir a internautas, creadores y consumidores de Internet en general.

A mí en líneas generales no me gusta el llamado 'paquete telecomunicaciones', por cierto aprobado por práctica unanimidad por el Parlamento Europeo (por tanto, con el voto a favor del Grupo Socialista Europeo). Aunque también es verdad, por una parte, que contempla diversas garantías que no se incluyen en el anteproyecto de la 'ley antidescargas', como la exigencia de un proceso previo a la sanción, que 'sólo se impondrá si es apropiado, proporcionado y necesario', salvaguardando las garantías procesales contemplada en la Convención Europea de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales, que incluye la tutela judicial efectiva; y, por otra parte, España no tenía que verse directamente afectada por esta penalización de desconexión a la red, ya que nuestra legislación no contemplaba hasta ahora este tipo de sanciones.

La auténtica realidad es que al Gobierno del PSOE, intervencionista en todos los terrenos, le da mucho miedo Internet, ya que se trata de un medio de muy difícil control. Si finalmente retira el anteproyecto (que está por ver), será merced a la masiva rebelión de tantísimos internautas, que, claro, también votan.

paco el de las rebajas dijo...

Por tanto el PSOE está siendo más coherente que el PP en sus posiciones europeas y españolas, aunque equivocadas.

De cualquier modo lo del PSOE como bien dices es un anteproyecto, sujeto a acuerdos y en el que un gobierno democrático deberá hacer caso del pueblo quizás no tanto pensando en cuestiones electorales como puedan hacer otros, sino en aras de reflejar legislativamente el imaginario social al respecto.

paco el de las rebajas dijo...

Aprovecho para dejarte un enlacito sobre ls posicion del PP y las páginas webs hace apenas 7 años. Han recapacitado mucho, desde luego.

http://elplural.com/politica/detail.php?id=41059

Pedro Moya dijo...

Cómo no, otra vez surge la figura de Aznar como el malo de la película... ¡Qué obsesión! Permíteme 'matizarte' que el muy imparcial 'diario progresista' al que tú me enlazas hace una interpretación muy sesgada de la realidad: El afán censor de la malvada derecha se encontró de bruces con el bendito garantismo de la santa izquierda. Vamos, hombre, es de risa: El PP entonces gozaba de mayoría absoluta y no necesitaba al Grupo Socialista para sacar adelante ninguna ley. A otro perro con ese hueso.

paco el de las rebajas dijo...

Vamos que la acutación del PP no es contradictoria ya que los periódicos se inventan los votos del propio PP europeo así como el LSSI que intentí implantar el PP. Supongo que se trata de una conspiración mediática antipopular que se inventa hechos que nunca han ocurrido claro. Ahora todo cuadra.

Pedro Moya dijo...

Los votos del PPE para apoyar el llamado 'paquete telecomunicaciones', a cuyas características ya he hecho referencia, son los que son; pero no la descripción que de los trámites parlamentarios para sacar adelante la LSSI hace ese concreto medio 'progresista' y, sí, 'antipopular', que no se ajusta en absoluto a la realidad. Insisto: El PP contaba entonces con mayoría absoluta, y por tanto el Grupo Socialista nada podía influir. Por tanto, si el PP hubiera querido aprobar en esa legislatura una norma que permitiera el cierre de páginas web, bien que pudo haberlo hecho en solitario.

Pero es cierto: El PSOE es muchísimo más coherente en su celo liberticida, que muestra por igual en todas partes.

paco el de las rebajas dijo...

Y pero sabes que hay presión social (recuerdas Irak) y ante lo que se podía venir se cubrió pero las intenciones quedaron claras. Otra cosa es que ahora vean la posibilidad de arañar 4 votos con el tema, como con el Alakrana, con lo de Amneituo......


La libertad del PP es tal como sólo crucifijos, no libertad de abortar, son las libertades del mercado las que les gustan, esas sólo no las de la ciudadanía.

Pedro Moya dijo...

Sí, recuerdo que hubo una asfixiante presión social a propósito de la aprobación de la LSSI... No se hablaba de otra cosa más que de la malvada intención censora del PP... Venga, hombre...

Las libertades son inalienables de la persona, y por tanto no son las que prescriba el Estado ni cualquier partido político. Las libertades son individuales o no serán: Los crucifijos son una expresión de la libertad religiosa o de culto; las que tú llamas 'libertades de mercado', es decir, la economía de libre mercado, es la consecuencia de la concreción de una libertad individual fundamental como es el derecho de propiedad. Aunque sé que un comunista como tú abomina de esas y cualesquiera otras libertades, por supuesto.

La que tú llamas 'libertad de abortar', es decir, convertir la interrupción del desarrollo de una vida humana en ciernes en un derecho sancionado por el poder, sí es algo que se impuso en aquellos regímenes que tanto admiras, en los que al ser humano se le despojaba de toda su dignidad y libertad para convertirlo en un esclavo al servicio del Estado totalitario. De ahí que no se le concediera valor alguno a la vida humana, cuyo respeto ha de ser fundamento de toda libertad.

paco el de las rebajas dijo...

No digo que la hubo pequeño demagogo pero perfectamente la podría haber habido. Bastante tenia Aznar con sus guerras ya sabes.....


Disculpa pero hay derechos económicos , sociales y culturales que no están basados en libertades individuales, así como derechos colectivos como de los pueblo.. pero estos a los enamorados de la explotación y de la injusticia no os gustan claro, mejor individuales siempre y cuando yo sea el fuerte y me pueda aprovechar de los otros individuos.


respecto a la religión tal y como dices cada uno puede llevar lo que quiera, el problema es que como la universidad es pública no se puede ubicar ahí porque ese no es terreno individual sino colectivo y hay ciudadanos ateos, agnósticos, judios o animistas a los que no les puedes imponer in crucifijo, comprendes demagogo?

De nuevo te apoyas en unas suposiciones erróneas que me atribuyes para descalificarme burdamente (o canallesca como prefieras), pero al respecto de otras suposiciones convertidas en hechos sobre las que basas tu teoría cavernaria, simplemente decir que como no están amparadas empíricamente por la comunidad científica ya que no hay unanimidad al respecto no pasan del terreno de la fé.

Pedro Moya dijo...

No soy Pau Gasol, pero mido aproximadamente 1,78... Y además ya voy cumpliendo años; concretamente 39 el domingo. Por tanto, pequeño, lo que se dice pequeño, no lo soy desde cualquier punto de vista... En cuanto a lo de demagogo, quizá te refieras a mis menciones al carácter liberticida, inhumano y básicamente criminal del comunismo allí donde se ha impuesto y continúa imponiéndose, pero, lo siento, es la cruda e incómoda realidad. E insisto en que tiene gracia que taches de 'cavernarias' las ideas liberales precisamente tú, que defiendes una ideología que apesta a naftalina... y a cadáver.

Por otra parte, has hecho referencia precisamente a un aspecto fundamental de tu ideología, que es ni más ni menos que el colectivismo: Esas libertades 'colectivas' a las que haces referencia no son sino subterfugios al uso para fagocitar las verdaderas libertades, que residen en el individuo. Porque es la persona la depositaria de los valores de dignidad y libertad, y no un concepto tan abstracto como es el grupo, que muy fácilmente puede llegar a convertirse en tribu para precisamente coartar la libertad individual. Y esa es precisamente la tarea que tanto la izquierda como los totalitarismos emprenden con cierto éxito: Difuminar las libertades en un 'colectivo' para que pierdan su concreción y sea el Estado o el poder político de turno el que prescriba qué es o no es la libertad. Es decir, que es el Estado el que acaba decidiendo por el individuo y coartando así su libertad, que es la peor forma de explotación e injusticia.

Te aseguro que yo procedo de la enseñanza pública (de la que me siento orgulloso, ya que llegué a tiempo para no ser una víctima de la LOGSE), y no recuerdo haber visto un solo crucifijo ni en el colegio (y mira que he estado en muchos), ni en el instituto, ni en la universidad. Y yo empecé a ir al colegio poco después de que muriera Franco... Eso de quitar los crucifijos de los centros de educación públicos apelando a la 'laicidad' del Estado (que en el caso de España no tiene tal carácter, sino aconfesional, tal y como establece la Constitución) no es más que una patraña para intentar prohibir su exhibición en cualquier sitio, tal y como quedó de manifiesto en la proposición conjunta presentada por el PSOE y ERC. Y todo con tal de hacer alarde de un ridículo prurito anticlerical y antirreligioso ante un electorado concreto. Por tanto, considero que hay que seguir garantizando la libertad de que quien quiera pueda colocar un crucifijo en un lugar, sea público o privado, con el único límite, como en los demás casos, de que ello no vaya en detrimento de la libertad de terceros.

Y puesto que la izquierda reduce la defensa de la vida del feto a una cuestión de fe (no de 'fé', querido; hace tiempo que los monosílabos no llevan tilde, a no ser que haya que diferenciarlos de homónimos), hete aquí que impone su versión como verdad de Estado, es decir, absoluta: Puesto que el feto es un ser vivo, pero no humano (la autoridad Bibiana 'dixit'), se le mata sin límite alguno. Y ante tan contundente prescripción no vale ninguna consideración científica, ni, por supuesto, fe alguna.