lunes, 19 de abril de 2010

UNA PROMESA QUE SÍ HA CUMPLIDO EL PSOE


Hay que reconocerlo. Uno de los compromisos más destacados que como líder de la oposición adquirió Zapatero con el electorado, especialmente con el más joven, consistía en propiciar la reducción del precio de la vivienda; el cual, en efecto, se disparaba en exceso por aquellos años, debido fundamentalmente a una demanda artificialmente alta provocada por un crédito fácil y barato (favorecido por la política monetaria expansiva de los Bancos Centrales), lo que a su vez se combinaba con la ausencia de medidas liberalizadoras del suelo (las tomadas por el Ejecutivo de Aznar fueron fulminadas por una sentencia del Tribunal Constitucional). Aunque hemos tenido que esperar casi una legislatura entera, durante la cual su Gobierno no parecía hacerle ascos al mucho empleo que seguía creando el actualmente denostado sector 'del ladrillo' mientras se mantenía la inercia, el PSOE puede presumir ahora (¡aleluya!) de haber cumplido aunque sólo sea una de sus promesas en materia económica. Hasta el punto de que el precio medio de la vivienda libre ha retrocedido a niveles de 2005, es decir, a los índices de tan sólo un año después de que Zapatero alcanzara el poder.

Ahora bien, nadie nos avisaba por aquel entonces de que tamaño descenso iba a producirse, no por obra y gracia de la resurrección de un Ministerio de hondas resonancias franquistas, sino a costa del hundimiento de un mercado que, como el inmobiliario, generaba una ingente cantidad de puestos de trabajo, tanto directos como indirectos. Y es que la crisis financiera y el subsiguiente cierre del grifo del crédito dejaron en su momento tocado de muerte al sector, que sufriría la puntilla definitiva de manos de una Ley del Suelo intervencionista hasta los tuétanos. Ni tan siquiera los denodados esfuerzos de un célebre y potentado inversor inmobiliario como José Bono han sido capaces de reactivarlo mínimamente... Asimismo, bajada de precios tan viciada no ha supuesto precisamente un más fácil acceso a la vivienda de los jóvenes y de los individuos y familias de menor renta: Bien al contrario, ahora resulta prácticamente misión imposible conseguir un préstamo hipotecario, por mucho dinero público que el Estado haya inyectado a las entidades bancarias. Desgraciadamente, así será mientras se continúe albergando el temor de que tantos de quienes solicitan financiación pasen en un futuro próximo a engrosar ese vergonzante ejército de millones de parados forjado por las políticas socialistas, si es que no forman parte de él ya.

No obstante, el cambio de modelo productivo impulsado por el omnisciente Gobierno de Zapatero sigue su curso, imparable. Y el panorama económico que se nos presenta es así de apasionante. Que Dios nos pille confesados.

2 comentarios:

Midnight Golfer dijo...

Personalmente, he de ver una "bajada a la realidad" de los precios por m2 en las viviendas recién construidas, y francamente, ni los precios, ni los tamaños de viviendas, estaban tan realistas en 2005, (particularmente cuando se comparan con los sueldos)

Pedro Moya dijo...

Los precios, excepto los que se imponen por los poderes públicos, siempre son reflejo de la realidad de un mercado. En el sector inmobiliario, subieron de manera excesiva durante tantos años por las razones que expongo; ahora bajan debido fundamentalmente a la ausencia de demanda, provocada primordialmente por la práctica inexistencia de crédito. Y lo que pretendo poner de manifiesto es que la reducción del precio medio de la vivienda no ha traído consigo una mejor y mayor capacidad de compra por parte de los sectores de menor renta, sino todo lo contrario.